SmartLabel
Stress sweat

Sudor por estrés

Una primera cita, entrevista de trabajo o un evento muy importante, son situaciones a las que nuestros cuerpos reaccionan físicamente al experimentar emociones fuertes como el estrés. La sudoración por estrés ocurre cuando tratamos de impresionar a alguien, o parecer tranquilos y seguros de nosotros mismos, y entonces un rostro o unas manos cubiertos de sudor pueden ponernos en una situación vergonzosa y hasta nuestra ropa puede delatarnos. 

¿QUÉ CAUSA LA SUDORACIÓN POR ESTRÉS?

Tenemos dos tipos de glándulas sudoríparas: las apocrinas y las ecrinas. Cuando sufrimos estrés o ansiedad, las glándulas apocrinas más grandes (principalmente en las axilas y en la ingle) comienzan a producir sudoración.

Las situaciones estresantes, o que causan mucha ansiedad, también hacen que el ritmo cardíaco aumente, y que las hormonas y la adrenalina fluyan por nuestro cuerpo, causando transpiración adicional proveniente de nuestras glándulas ecrinas. 

¿EL SUDOR POR ANSIEDAD TIENE OLOR?

La transpiración apocrina tiene más nutrientes que la ecrina, lo que se traduce en sal y agua. Los nutrientes hacen que la sudoración apocrina sea más atractiva para las bacterias causantes del mal olor corporal, que naturalmente viven en nuestra piel y se alimentan de nuestro sudor. Como resultado, la sudoración por ansiedad o estrés, a veces, huele aun más o peor.

SUDORACIÓN EXCESIVA POR ANSIEDAD O ESTRÉS

La sudoración excesiva por ansiedad, estrés o nervios puede ponernos en una situación muy incómoda. Algunas personas hasta evitan ciertos eventos sociales o de trabajo porque temen sufrir estrés, ansiedad o nervios, y transpirar demasiado. Pero hay algunos puntos o ideas importantes que pueden ayudar a solucionar esta situación:

  • Evita la comida picante, la nicotina y el alcohol. La cafeína también aumenta los niveles de adrenalina, lo que genera posibilidades de sudar más.
  • Usa ropa que permita que tu piel respire: las fibras naturales como el algodón son las mejores para controlar el sudor por estrés.
  • Prueba un producto más fuerte, como alguno de la línea de Degree Clinical Strength, que tienen el triple de fuerza en comparación con un antitranspirante común diario.
  • Lleva siempre contigo pañuelos de papel para secar tu piel o tu ropa.
  • Mantén tu cuerpo hidratado. Si estás deshidratado, tu cuerpo va a transpirar más para regular su temperatura.
  • Aunque no sea fácil, intenta encontrar maneras de mantenerte tranquilo. Mucha gente lidia con el sudor por estrés respirando profundamente, escuchando música o saliendo a caminar. Encuentra cuál es la mejor opción para ti.

Más Degree